Enviar URL:

Si no visualiza el código,haga click en él, para cambiarlo.

    x
  • • Su mensaje fue envído.
Actividades » Formativas

Vacunas Covid: beneficios, por encima de los riesgos

Por Osvaldo Teglia.

Hace un año, las campañas de vacunación contra covid-19 apenas eran un esbozo. Hoy, aproximadamente el 56% de la población mundial ha recibido una o más dosis. Este rápido desarrollo no tiene precedentes y ha permitido salvar muchas vidas en todo el mundo, por cuanto las vacunas son altamente efectivas para prevenir enfermedades graves, hospitalizaciones y muerte por SARS CoV 2.

Diversos estudios se encargan de señalar que las personas vacunadas contra Covid tienen menores chances de ser internadas por esta enfermedad. Solo por citar uno de ellos, entre los 4.300 pacientes con covid-19 admitidos el año 2021 en los hospitales de una prestigiosa clínica universitaria de Estados Unidos; la Cleveland Clínic; el 99% estaba vacunado en forma incompleta.

Aquellos países con altas cobertura de vacunas anticovid, como la Argentina, han desacoplado las infecciones de las muertes: incluso ante nuevas olas de infección como la actual; los casos graves, hospitalizaciones y muertes se mantienen bajos.

Ante esta realidad, ya nadie debería consternarse o rechazar la vacunación covid por los eventuales efectos indeseables de las vacunas. Sin embargo, en el consultorio médico se siguen advirtiendo preguntas y dudas al respecto por parte de algunos pacientes.

A ellos debemos responderles con dos cosas igualmente ciertas: ni las vacunas son 100% efectivas (deben ser ayudadas con el resto de las medidas preventivas como barbijo, distancia social, ventilación) ni son 100% seguras.

Pero cuidado, también es inobjetable y posee todo el rigor de la evidencia científica que la enfermedad covid 19 es muchísimo más riesgosa que cualquiera de las vacunas. Todo el mundo conoce lo devastadoras que pueden ser las hospitalizaciones por covid para los pacientes, y sus familias.

La balanza de riesgo beneficios en favor de la vacuna es demostrada sin atajos por la comparación de los casos de tromboembolismo (TE), entre quienes recibieron la vacuna Oxford-AstraZeneca y los producidos por la misma enfermedad. Según un estudio publicado en New England Journal of Medicine, se estima que se presenta 1 caso de trombosis profunda por cada 50.000 a 100.000 vacunados, según sean personas menores o mayores de 50 años con dicho inmunizante.

En tanto esta claramente demostrado que las tasas de TE por covid-19 son altas y están asociadas con un mayor riesgo de muerte. Diversas publicaciones han situado el riesgo de TE entre enfermos covid ingresados en las terapias en un mínimo del 20 %.

Un reciente meta análisis sobre 42 estudios que incluyo 8.271 pacientes internados por covid, reveló que la tasa de TE fue del 21%, ascendiendo al 31 % en las terapias. La tasa de mortalidad entre quienes padecieron TE fue también significativamente más alta que entre las personas internadas, pero sin esta complicación: 23% versus 13%.

En este escenario de riesgos, los beneficios comparativos de la vacunación han sido puestos ampliamente al descubierto. Por otra parte, también podemos citar otras circunstancias que multiplican el riesgo de TE en la población, como el consumo de tabaco o los anticonceptivos orales y, sin embargo, muchas veces su consumo no genera la incertidumbre proclamada respecto a las vacunas.

Las vacunas siguen siendo el método más seguro y efectivo para prevenir estas y todas aquellas enfermedades infecciosas para las cuales se dispone de vacunas, y son determinantes en la erradicación de enfermedades infectocontagiosas peligrosas. La población debería recibirlas. con confianza; aceptando una relación de riesgos mínimos y grandes beneficios; y siguiendo los lineamientos de Salud Publica al respecto.

Además, constituyen un bien social, una herramienta sanitaria central de la comunidad como componente esencial del derecho humano a la salud, por lo que debería prevalecer la salud pública de toda la población -particularmente de los niños como seres más vulnerables- por sobre el interés particular de cada uno de sus miembros.

Por Osvaldo F. TegliaMédico, Profesor Adjunto a cargo de Enfermedades Infecciosas. Facultad de Ciencias Biomédicas, Universidad Austral.En Diario Clarín

¿Quiere colaborar con la Fundación?

0341 449 8353
MÁS INFORMACIÓN